Código 7 – Camino de la real búsqueda

Código 7 – Camino de la real búsqueda

junio 28, 2018 Desactivado Por Niño Nuevo

«Dadles a los hombres de búsqueda clara y honesta, LA LUZ DE LAS PALABRAS CLARAS SIN CONFUSIÓN. A “los más sabios que el sabio” dejadlos allí con sus oscuras creencias y no enfrentéis con ellos discusión. Os daré a conocer tres clases de hombres en vuestro planeta: 

1º Los primeros, los que están por debajo, son solamente los creyentes, dormidos y dominados por su religión.

2º Los que están de segundos, los intermedios, que siempre dudan y sistematizan en figuras la luz de la Verdad.

3º Los que están por encima de éstos, reflejan la Luz de la Verdad: son los que viven al futuro y tienen respuestas coherentes a los asuntos que los afligen.

Así, los que están arriba, son los sabios prudentes. Los intermedios se convierten en mediocres y los que están abajo son los necios e ignorantes que llevan peligrosamente a otros a su infernal abismo de ignorancia y fanatismo”.

Esta es la realidad de la humanidad terrestre dicha por los hombres de las estrellas, y lo es se acepte o no, pues es en este tiempo final que la Ley muestra a los que son “fruta madura” por reconocer y vivir en la Luz de la Verdad, el auténtico plumaje del que deben vestirse. Los que no entran en esta condición no pueden ni tocarlo, a estos la Lógica los rechaza porque en su necedad, también la rechazan a Ella. 

Por tanto, no vale la pena enfrentar discusiones con los que se empeñan en conservar sus oscuras creencias, es un desgaste infructuoso al que no acceden quienes han reconocido la Luz, pues es el hombre el que debe buscarla, es una llave lanzada a los pies que solo los que tengan la humildad de agachar su cabeza ante la Ley podrán recoger, los demás no son reconocidos por Ella, pues no andan con Ella ni desean hacerlo.

Aquí entran los fanáticos de sus religiones e ídolos, ellos son el colmo de la obstinación y el fanatismo, por lo que la Lógica de creación no encuentra molde para ser contenida. 

Lo mismo ocurre con los “intelectualoides” que están de segundos; no tienen certeza de nada porque necesitan constatar todo con pruebas que satisfagan sus sentidos marchitos por el materialismo y la ciencia sin espíritu; estos son los que rechazan su esencia porque no la pueden tocar ni medir.

Los que están por encima, no por honores de mundo que son vanidad, si por la humildad de reconocer y actuar según la Ley, caminan seguros en su auto-descubrimiento. Estos son a los que se refirió Jesús cuando dijo: «no temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el Reino” (Lucas 12:32). Solo a Ellos (ustedes), se les dan las PALABRAS CLARAS Y SIN CONFUSIÓN, pues en ellas se descubren a sí mismos como los 144.000 de apocalipsis 14, los redimidos que encontraron su libertad al renunciar a las tinieblas que ya no lideran sus vidas; los que nacieron para encarnar la Luz de Cristo en este tiempo final como el plan del SIN FIN. En ellos esta EL TRIUNFO DE DIOS sobre las tinieblas.

 

 

<Anterior           Siguiente>